Estilos de meditación

 

Existen más de 50 estilos diferentes de budismo, debido (entre otras cosas), a los asentamientos que tuvo en diferentes partes del mundo, a las épocas en las que llegó y a la fusión de aspectos culturales e idiosincráticos de cada lugar donde hiso aparición, pero esto no generó separación o diferencias de objetivos, más bien enriqueció las metodologías o amplió los caminos para llegar a un propósito común.

 

Los 3 periodos

 

El budismo tiene 3 periodos clásicos donde surgieron todos los estilos de práctica que existen, cada uno de estos periodos duró 500 años, tras los cuales se conservaron o evolucionaron en diferentes estilos o tradiciones.

 

Hinayana – Pequeño vehículo

 

Mahayana – Gran vehículo

 

Vajrayana – Vehículo del rayo

 

Cada periodo generó una cosmovisión muy particular.

 

La meditación se puede dividir en 5 cuerpos de los cuales surgieron más de 450 técnicas.

 

Vipassana – Más que un cuerpo de meditaciones, es una técnica, al menos 2000 años anterior al budismo, el Buda rescató esta técnica considerada como un medio para regresar al estado puro de la mente, para poder ver las cosas tal y como son, sin filtros, ni interpretaciones.

 

Samatha – Cuerpo de meditaciones surgido en el periodo Theravada del budismo temprano, conjunto de técnicas dirigidas especialmente para desarrollar, tranquilidad, contento, atención consciente, ecuanimidad y compasión.

 

Chan – Cuerpo de meditaciones surgido en el periodo Mahayana donde las técnicas tradicionales se fusionaron con prácticas de taoísmo y arte marcial, dando por resultado un conjunto muy grande de técnicas a las que podemos llamar, “meditación en movimiento”, que trabaja con la salud, la energía interna y la acción consciente.

 

Zen – Cuerpo de meditaciones, también surgido en el periodo Mahayana, donde el propósito es el minimalismo intelectual, la defragmentacion del patrón ordinario del pensamiento y el desarrollo de la atención consciente.

 

Tantra – Cuerpo de meditaciones surgido en el periodo Vajrayana del budismo tibetano, donde la cosmovisión budista cobra aspectos arquetípicos y simbólicos con los que se busca aprovechar esos elementos para provocar una percatación o un contacto directo con el entendimiento de la verdadera naturaleza de las cosas.

 

Cabe señalar, que ningún cuerpo de técnicas se contrapone a otro, a diferencia de otras formas de pensamiento, el budismo se distingue por estar siempre unificado, nunca encontrarás una opinión aversiva o una crítica hacia una práctica ajena a su linaje.

 

Ninguna técnica es mejor que otra, cada una de ellas trabaja con el desarrollo de aspectos diferentes en el refinamiento.

 

Si quieres saber más acerca del mundo de la meditación, acércate a nuestras clases.

 

Consulta horarios y locaciones.

 

Shi Heng Zun - Templo Chan México