Estilos de budismo

 

No existe un tipo de budismo que sea mejor que otro, ni estilos obsoletos o modernos, lo que existe es una gran variedad a elegir porque cada persona es diferente, al final el budismo siempre se adapta a la época y al paradigma, sin cambiar en lo más mínimo, su estructura original.

 

El budismo tiene muchas formas de ser practicado, todo depende del punto geográfico y de la época en donde surgió, las diferencias que puede haber entre cada estilo, dependen del linaje o tradición de la que estemos hablando.

 

Los 3 periodos

 

El budismo tiene 3 periodos clásicos donde surgieron todos los estilos de práctica que existen, cada uno de estos periodos duró 500 años, tras los cuales se conservaron o evolucionaron en diferentes estilos o tradiciones.

 

Hinayana – Pequeño vehículo

 

Considerado el budismo temprano donde surgió la tradición Theravada y las 19 escuelas Nikaya.

 

Mahayana – Gran vehículo

 

Periodo donde el cuerpo de prácticas creció significativamente, y donde surgieron muchas formas de budismo como es el Shin, el Chan, el Zen, el Shogo Shinshu, etc.

 

Vajrayana – El vehículo del rayo

 

Periodo donde surgieron todas las formas de budismo tibetano como lo es el Nygma, Gelukpa, Kagyu, Dzodchen, etc.

 

Cada escuela posee metodologías diferentes para un mismo propósito: alcanzar la iluminación.

 

Cabe señalar que aunque las metodologías sean diferentes, no existe antagonismo, critica, ni aversión entre practicantes, si por algo se distingue el budismo, es porque predomina la compasión y el respeto en cada una de sus acciones.

 

En otras palabras; independientemente del estilo que se practique, nunca hay juicio o separación, e incluso se acostumbra hacer intercambio frecuente de puntos de vista y de prácticas.

 

A la fecha, hay más de 50 estilos de budismo que provienen precisamente de los 3 periodos clásicos.

 

Las diferencias

 

Lo que hace diferente a cada tradición, son las metodologías y las practicas, algunas escuelas fundamentan sus acciones en la meditación y el análisis psicológico, otras en la meditación y el refinamiento ético, otras en la meditación y en la ritualistica arquetípica, mientras que otras centran sus esfuerzos en la meditación en movimiento y el minimalismo intelectual.

 

Como te darás cuenta, no importa la tradición que se practique, cualquiera incluye la meditación, porque sin ella no se pueden generar las condiciones necesarias para una correcta comprensión, incluso podríamos decir, que si no incluye alguna forma de meditación, no es budismo.

 

Conclusión

 

Cada persona es diferente y por lo tanto no existe un camino o una metodología única, hay a quienes les sienta bien la meditación tradicional y el análisis psicológico, hay quienes prefieren variantes de la meditación y el refinamiento ético y hay quien prefiere la meditación en movimiento y el minimalismo intelectual.

 

Reiteramos que no hay ninguna forma de budismo que sea mejor que otra, y si estamos hablando de practicantes reales, tampoco hay discusión al respecto.

 

Si quieres saber más de los tipos de budismo y sus prácticas, revisa nuestra sección de artículos.

 

Shi Heng Zun – Templo Chan México